logo

0 %

En conferencia de prensa, el gobernador del departamento, Oscar Montes Barzón, presentó a la opinión pública un diagnóstico financiero de la empresa Servicios Eléctricos de Tarija (SETAR). En el mismo se pudo evidenciar un escenario complejo:  SETAR cuenta con la planilla de empleados más grande entre las empresas de electricidad del país, solo en la gestión 2020 tiene una pérdida económica de 35 millones de bolivianos, la más grande en registrado en los últimos cinco años.

No obstante, la ganancia por compra y venta de energía eléctrica ha superado los 100 millones de bolivianos, por lo que las pérdidas registradas en los últimos años se deberían a gastos de funcionamiento: “SETAR tiene una pérdida acumulada que supera los 90 millones de bolivianos, el año 2020 los egresos han sido más que los ingresos”, declaró Montes. El diagnóstico revela también que de enero a diciembre del año 2020 SETAR tiene una pérdida técnica en la compra y venta de energía eléctrica del 23%, mientras que la perdida en el primer trimestre del año en curso es del 17.5%, cuando la norma permite una perdida no mayor al 12% anual, por lo que SETAR duplica esta cifra y es la única que lo hace dentro de las empresas del sector.

El Gobernador cuestionó la decisión de anteriores autoridades de traspasar la generación de energía a favor de ENDE y la obtención del nuevo título habilitante: “Yo no sé que festejaron, porque con ese título habilitante hemos perdido la posibilidad de generar energía eléctrica y eso es un daño económico tremendo, porque no solo tenemos que comprar al sistema nacional casi al doble de lo que comprábamos antes, sino que nos hemos visto obligados a entregar la planta generadora de energía de San Jacinto”. Montes informó también que la deuda flotante de SETAR asciende a 386.4 millones de bolivianos, pero tiene una mora acumulada que supera los 214 millones de bolivianos, gran parte de esta mora está concentrada en los municipios del departamento.

Otro punto crítico de la empresa es la cantidad de funcionarios que tiene en su planilla, la misma asciende a 612 trabajadores, de los cuales el 45% son técnicos mientras que el restante 55% son administrativos, que es todo lo contrario a las empresas eléctricas de otros departamentos del país: “Estamos casi triplicando la cantidad de trabajadores que tienen otras empresas del país, SETAR debería tener 250 personas, 612 trabajadores es un despropósito, 47 nuevos funcionarios fueron incorporados entre enero y abril de este año, sin ningún requerimiento técnico, solo favores políticos”.

Con el fin de sacar a SETAR de esta crisis financiera, el gobernador Oscar Montes instruyó trabajar en la recuperación de la mora, reducir la pérdida técnica de un 23 a un 13% en dos años, reducir  los costos operativos de un 55 a un 45%, negociar con el Gobierno Central que la conexión al sistema interconectado nacional tenga contraparte y la atención oportuna de los procesos contenciosos que enfrenta la empresa.