logo

0 %

El gobernador de Tarija, Oscar Montes Barzón, informó que la deuda heredada de anteriores gestiones sigue creciendo a medida que se revisa la documentación, el monto ya supera los 3.400 millones de bolivianos. Gran parte de esta deuda procede de proyectos concurrentes con los municipios en los que la anterior administración no desembolsó ninguna planilla de lo que le correspondía a la Gobernación. “Es impresionante, los compromisos financieros que nos dejaron. Ayer estuve en la comunidad de Trementinal donde construyeron un internado gigante, no hay alumnos y hay computadoras de última generación que se compraron hace cinco meses atrás, gastaron más de un millón de bolivianos para equipar un internado que no sabemos quién lo va a utilizar”.

Montes añadió que el proyecto de la Ley de Emergencia Financiera propuesto por el ejecutivo a la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija ya no es necesario, porque sin la ley se está ordenando las finanzas de la Gobernación. Informó que la deuda que se arrastra, en algunos casos, corresponde al año 2008 y que muchos acreedores están exigiendo que se les cancele: “Lo que estamos priorizando son los programas sociales, como el paquete alimentario para las personas con discapacidad y la canasta de la tercera edad. Estamos ajustando todos los números a fin de evitar que la Gobernación y el sector privado se sigan endeudando. Hay que parar el endeudamiento para salir de la crisis”, declaró.