logo

0 %

El Secretario de Gestión Institucional de la gobernación, Jorge Bacotich, solicitó a los alcaldes de los 11 gobiernos municipales del departamento que evalúen sus proyectos y programas en curso, observen lo que dejaron anteriores gestiones y sean ellos mismos quienes decidan qué pueden resolver para no afectar a la administración departamental con débitos automáticos.

Explicó que cada nivel de gobierno en el país tiene sus fuentes de financiamiento y sus responsabilidades establecidas por ley: “Desde hace años no se ha asimilado el nuevo nivel de gobierno que existe en Bolivia, seguimos pensando que la Gobernación es la Prefectura y que solo sirve como billetera para entregar recursos del presidente”.

En criterio del Secretario la ley 206 resulta una usurpación al tesoro departamental puesto que vacía las cuentas de la gobernación para llevar ese dinero a los gobiernos municipales: “Esto significa que tienen que pelearse entre los alcaldes para ver quién puede debitar en este sistema, no hay una buena planificación para la ejecución de obras departamentales, mediante el débito el que logra tener primero su trámite ese mes se lleva la platita y los demás municipios se quedan mirando”.

Bacotich sostuvo que pese a existir convenios firmados por anteriores gestiones, no se pueden seguir ejecutando obras gigantescas para las que luego no hay capacidad de pago ni en las alcaldías ni en la gobernación, por lo que urge planificar y replantear el desarrollo departamental: “No podemos seguir derrochando el dinero de los tarijeños, cuando no hay después la oportunidad para crecer oportunamente como departamento”.

Agregó que los alcaldes deben ponerse la mano al pecho, porque serán ellos quienes dejen sin leche, sin pañales y sin comida a los niños y ancianos de los hogares de Tarija, es decir, sin la posibilidad de contar con recursos a los sectores más vulnerables en caso de concretar los débitos automáticos que afectarán los proyectos sociales que sostiene la gobernación del departamento.