logo

0 %

La Gobernación está a la espera de que la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT) apruebe un conjunto de normas que permita al gobierno departamental acceder a un fideicomiso que servirá para cancelar la deuda con la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), y sumar a Tarija se al sistema interconectado nacional.

“Así empezaremos a utilizar de una vez el sistema del anillo energético que está instalado en Tarija hace más de seis años atrás, pero que no se lo usa a pesar de que pagamos su mantenimiento, su custodia, su funcionamiento, pero que no lo podemos administrar”, declaró el gobernador, Oscar Montes.

Tarija necesita 122 millones de bolivianos para pagar el interconectado al anillo energético, además de otros fondos menores para pagar saldos que quedaron de proyectos anteriores con el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS). El Gobernador dijo que este fideicomiso le permitirá al gobierno departamental ordenar las finanzas y cumplir con las deudas que dejaron pendientes los anteriores gobernadores.

“Si logramos este último fidecomiso y arreglar las cuentas con el Fondo de Vivienda, que también es otra deuda que dejó Lino Condori, concluiremos el plan de reordenamiento financiero de la gobernación, eso no significa que desapareció la deuda, pero si habremos ordenado la deuda y eso evitará que hayan los famosos débitos, las famosas demandas judiciales para poder conseguir los pagos. A partir de ahí tenemos que ser disciplinados en el pago de los compromisos y tener un mayor control en el manejo de los recursos económicos de la gobernación”, explicó el Gobernador.